Abogados Jóvenes Procesal para Dummies

Procesal para Dummies: Mi primer juicio ordinario I (preparación)

28 junio, 2020
IRPH

Alberto Fernández Boira
Abogado

Si te gustó este artículo, ayúdanos a crecer ¡Sólo te llevará un minuto!:

- Suscríbete a través del panel derecho y te mantendremos informado de nuevos artículos
y/o
- Síguenos en nuestras Redes Sociales
y/o
- Comparte en tus Redes Sociales

@fernandezboira
www.fernandezboira.com

Aún recuerdo cuando preparaba mi primer juicio ordinario. Ahora viéndolo en perspectiva y habiendo depurado la técnica con la experiencia, intentaré consignar en este artículo aquellos consejos que yo hubiera agradecido. Ya adelanté que esta entrada está dedicada a ofrecer consejos basados en mi experiencia, que el lector, no tiene porqué tomárselos a rajatabla dado que cada uno tiene su estilo. No obstante, intentaré señalar los aspectos más importantes que creo que se deben de tener en cuenta. Insistir en que esta entrada está indicada para aquellos que deben de afrontar la preparación de un juicio ordinario (Civil) y que no necesariamente tiene que ser el primero. Para un enfoque más dedicado a la vista podéis consultar este otro post: Procesal para Dummies: Mi primer juicio ordinario II (vista).

El primer consejo que os puedo dar es hacer que vuestro primer juicio ordinario no sea el primero. Me explico: es de gran ayuda haber asistido antes en audiencia pública a varias vistas juicio, si pueden ser de asuntos similares, mejor. Esto es relativamente fácil si tienes el juicio señalado con tiempo. Habla con tu procurador, algún compañero experimentado y si no te pueden ofrecer lo que buscas, échale morro, vete a los juzgados y pregunta en la oficina judicial. En Barcelona no he visto a nadie a quien le hayan puesto pegas para ver vistas, salvo que sean temas delicados de familia (preséntate siempre con humildad y di la verdad, que quieres ver para aprender de cara a la vista de tu primer juicio ordinario) y si te dijeran que no, sigue probando, no será por pleitos en este país. (actualización: ahora con el COVID-19 complicado…)

Este primer punto te permitirá perderle el miedo a la sala, al juez, a los funcionarios y al pánico escénico en general, hasta que adquieras confianza y veas de cerca la mecánica del acto: cuando el oficial te llama para entrar, donde te tienes que sentar, cómo se desarrolla la vista, así como cuál ha de ser la actitud correcta frente a todos las personas que están en la sala, jueces, contrarios, partes, testigos, peritos, etc…

La preparación de la vista de mi primer juicio ordinario: el día antes

Quien dice el día antes dice los días antes. No me gusta mirarme las cosas de un día para otro (evidentemente que el día antes has de habértelo mirado, no obstante es recomendable volver a tomar contacto con el asunto unos días antes, ten en cuenta que desde la previa te habrán señalado a meses vista y por muy buena memoria que tengas, somos humanos).

Yo el trabajo previo lo estructuraría tal que así:

 Debes leer otra vez tu propia demanda y la contestación.
 Luego repásate el acta digital de la audiencia previa y grábate a fuego los hechos controvertidos que se fijaron en ese acto.
 Repasa la prueba de la que dispones, es decir, la que está admitida, tanto propuesta por ti como por tu contrario.
 Volvemos a los hechos controvertidos: identifica en qué sentido has de probar cada uno de ellos e imputa tal actividad a una o varias pruebas que se vayan a practicar, y sobretodo, determina con precisión quién tiene la carga de probarlos. En definitiva, te has de hacer tres preguntas ¿Qué me corresponde probar a mí? ¿Cómo lo puedo probar? ¿Qué puntos tengo que extraer de cada documento, testigo, perito y parte?.

Aquí ya tendrás una idea de cómo puede ir la cosa, aunque no te engañes, la realidad siempre supera la ficción. Ahora lo que tienes que hacer es llamar al cliente y comentarle como irá la función. Aprovecha para preguntarle aquellas dudas que te han asaltado durante tu análisis previo.

Interrogatorios (preparación)

Tanto si se trata de testigos, peritos o parte, los interrogatorios son la madre del cordero de la vista. Evidentemente y como es lógico, no se ponderará igual a un testigo que una parte, o un testigo tachado o que pueda ser parcial. Lo mismo sucede con los peritos, no es lo mismo el designado judicialmente en lista corrida que el presentado por la parte; Su Señoría no los valorará igual y esto debes tenerlo en cuenta.

Vamos a lo más importante en este punto: las preguntas. Hay muchos abogados que llevan una batería con las preguntas escritas. Para mí esto es un gran error, ahora bien, si a ti te funciona o te da seguridad, es muy respetable.

Personalmente, soy de la opinión de que un testigo es impredecible. Nadie sabe lo que va a decir, luego no puedes llevar un guión con las preguntas escritas puesto que muchas veces, el propio interrogatorio te llevará por un orden lógico que nunca podrás prever y el hecho de ceñirte a un guión puede hacerte perder la concentración, vacilar, redundar y en definitiva marear a su señoría, corriendo el riesgo de pase por alto aspectos importantes del interrogatorio.

Te diré lo que a mí me funciona: como indiqué antes, el objeto de la prueba se circunscribe a una serie de puntos concretos que son los Hechos Controvertidos. Yo me suelo hacer una instructa (un guión) de cada testigo con los puntos que puedo y/o debo extraer de cada uno de ellos, así como un sumario de los documentos de la demanda o la contestación sobre los que el testigo puede aportar algo, por si le tengo que pedir a Su Señoría que le sean exhibidos; y sobretodo, nunca bajes la guardia. A veces los testigos que en un principio debían de ser favorables se vuelven hostiles y viceversa. Insisto, nunca vayas confiado en lo que crees que te va a decir un testigo.

Importante: Interrogatorio de parte

Si hay prueba de parte, es decir, han llamado a tu cliente a testificar, mucho cuidado. En muchas ocasiones tu peor enemigo y el de tu cliente es él mismo. Prepara a conciencia su interrogatorio, no para que mienta, si no para que se exprese correctamente y se ciña a lo que le pregunten y sobretodo, que no le sorprendan las preguntas del contrario. Aquí tendrás que ponerte en el papel del abogado contrario, es decir, tendrás que hacer el ejercicio anterior pero a la inversa.

Mi primer juicio ordinario: Trámite de Conclusiones

Ídem que con las preguntas de los testigos. No hagas un preredactado, a algunos jueces les aburre a la par que cabrea y con razón. Difícilmente puedes llevar preredactado la valoración de una prueba que no se ha practicado.

Hazte un pequeño guión que deberá incluir los hechos controvertidos para que valores la prueba practicada en relación a los mismos y finalmente expón tus conclusiones jurídicas, sobretodo aquellas alegaciones o excepciones materiales que te preocupen más.

Otro consejo importante es que revises las últimas sentencias en la materia que estás tratando, no sea que te lleves alguna sorpresa.

Ten en cuenta que este trámite debería durar, por norma general, entre cinco y diez minutos, así que deberás discriminar el grano de la paja, reservando el primero para el inicio de las conclusiones y dejando la paja para el final, cuando a todos bajamos la guardia en lo que a nivel de atención se refiere, eso sí, sin que ello afecte al orden lógico. Hay algunos compañeros que son de decir: «tómate el tiempo que necesites, pues es por tu cliente y goza del derecho de defensa en toda su extensión». Sí, la extensión del derecho de defensa es descomunal pero la atención de tu interlocutor no. Ciertamente estás en tu derecho, ahora bien, corres el riesgo de aburrir a su señoría, que te corte para que vayas acabando y pierdas el hilo o lo que es peor, que baje, como decía su nivel de atención.

Para concluir, te diría que te repases el capítulo de la Ley de Enjuiciamiento Civil referente a la vista, y sobretodo que la noche antes descanses. Es muy importante estar fresco, pues aunque los tempos en las vistas están muy marcados, deberás de estar alerta porqué muchas veces te tocará improvisar y deberás de saber reaccionar rápido cuando te surja algún imprevisto (un testigo hostil, un hecho o documento de nueva noticia, un intento de la parte contraria de suspender la vista sin motivo, etc…)

Os recuerdo que para la vista en concreto podéis consultar este otro post: Procesal para Dummies: Mi primer juicio ordinario II (vista).

Cualquier duda que tengas o si crees que me he olvidado algo, puedes mandarme un mensaje privado en vía Twitter (@fernandezboira)

¡Mucha Suerte!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.